Sigvald y sus mortales: trasfondo

Hoy vemos un poco de trasfondo de este *FABULOSO* personaje.

Desde Warhammer Community nos llegan algunas pinceladas del trasfondo para Age of Sigmar de las nuevas unidades mortales slaaneshi.

SIGVALD

Sigvald el magnífico hizo un pacto con los dioses del Caos, concretamente con Slaanesh, que le concedió la inmortalidad, gran habilidad con la espada y, sobre todo, una belleza incomparable. Eso le granjeó mucha fama, y acabó siendo uno de los más grandes generales del Caso en el Mundo-que-fue.

Durante el Fin de los tiempos, Sigvald lucho en la batalla final por el mundo, siendo herido en su rostro por Krell, uno de los comandantes más importantes de Nagash. Su venganza fue terrible y acabó destruyendo al nigromante, pero su muerte llegó a manos del rey troll Throgg (y dicen que su cadáver fue “regado” de forma poco decorosa).

Durante mucho tiempo su espíritu vagó por el vacío entre reinos, hasta que Nagash, ya gobernando Shysh lo encontró, y lo encerró en un espejo de cristal sombrío. Sobre el espejo pesaba una maldición que mostraba una imagen idealizada del observador, pero nunca a Sigvald. Un castigo muy adecuado para alguien tan vanidoso. Fue arrojado a la ciudad de Shadespire, en el reino oculto de Uhl-Gysh, sin saber que lo estaba enviando cerca de su señor, el encarcelado Slaanesh.

Durante una expedición a la ciudad oculta, unos saqueadores duardin se hicieron con el cristal, hasta que les fue arrebatado por uno seguidores de Slaanesh, quienes, de forma involuntaria, lo liberaron. Ahora ha vuelto, empoderado por su dios patrón, quien está liberándose de sus cadenas.

MORTALES

La unidad de vanguardia de Sigvald son los Myrmidesh Painbringers, guerreros que han debido superar seis retos de excesos para demostrar que pueden superar cualquier tentación y centrarse en su habilidad para el combate. Son asesinos obsesionados con el arte de matar, que han abandonado todo gusto por los placeres de la carne y gloria individual para centrarse en esta tarea.

Pero cuando uno de estos guerreros falla en su misión y se deja llevar por sus ansias personales, se descubre el rostro y se convierte en un Symbaresh twinsoul. Hará un pacto con un demonio, quien intentará poseerlo continuamente, haciendo de su vida una lucha por el control del cuerpo.

Previous El sorteo de noviembre de La Voz de Sigmar, en directo
Next Próxima semana: Warcry y Underworlds